No es lo mismo un alguien que un nadie

No estoy segura de querer recibir más información sobre la catástrofe natural y nuclear que vive Japón estos días. Si las imágenes del terremoto fueron impactantes, las del tsunami fueron sobrecogedoras y lo que vemos en estos días posteriores de desasosiego y emergencia nuclear, es de todo menos esperanzador. Miles de muertos, cientos de miles de personas afectadas, decenas de miles evacuados de sus hogares, ciudades destruidas. Y aún así, la agenda pro occidental de los medios de comunicación no es capaz de tocarse un poquito el corazón.

Mi desconcierto fue mayúsculo cuando esta mañana, una de las noticias destacadas de la prensa digital española era que 17 soldados estadounidenses se habían visto afectados por las radiaciones.

«Afectados por radiactividad 17 soldados de EEUU» fue el titular de El País. Estuvo incluso en la lista de las 10 noticias más leídas durante la mañana del 15 de marzo.

¿Realmente al mundo le es vital saber este dato?

¿En serio había que dedicar un espacio destacado a esta noticia?

¿Habría noticia si los soldados no hubieran sido estadounidenses?

E incluso, ¿es esto noticia?

Muy a mi pesar, constato que los medios siguen viendo a los álguienes del mundo desde una única y estrecha perspectiva. El resto, siguen siendo nadies.

 

Los Nadies

Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.
Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:
Que no son, aunque sean. Que no hablan idiomas, sino dialectos. Que no profesan religiones, sino supersticiones. Que no hacen arte, sino artesanía. Que no practican cultura, sino folklore. Que no son seres humanos, sino recursos humanos. Que no tienen cara, sino brazos. Que no tienen nombre, sino número. Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local. Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

Eduardo Galeano

Anuncios

Acerca de Carmen Lozano Bright

Carmen Lozano Bright. Periodista e investigadora. Trabajo en goteo.org
Esta entrada fue publicada en Periodismo y profesión y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s