Eufemismos

Hoy, un lunes de enero cualquiera, mientras la previsión del tiempo augura una ola de frío siberiano y el resto de cosas comunes y habituales parecen seguir su curso común y rutinario, resulta que se celebra el Día Escolar de la No Violencia y la Paz. Este día se celebra en conmemoración de la muerte de Mahatma Gandhi desde 1964 y no es el mismo que el Día de la Paz (oficial) de Naciones Unidas, que se celebra cada 21 de septiembre desde 1981.

Pero, ¿qué es la palabra paz si no un eufemismo, una declaración de intenciones vacía y meramente recordatoria de que vivimos en un mundo bombardeado por infinitas violencias constantes?

“Hoy celebramos el Día de la Paz en los centros escolares españoles. El año pasado España vendió 18 millones de euros en armas a las dictaduras represoras árabes. Nos obligan a enseñar hipocresía”. Este mensaje de un amigo, Raúl Quinto, ha sido el detonante de una lluvia de palabras vacías en Facebook. “¿Día de la qué?”, nos preguntamos.

La paz, la justicia, la fraternidad, la democracia, el progreso, la tolerancia, la libertad, el desarrollo (y su primo el desarrollo sostenible), la verdad, la solidaridad y muchas otras palabras tan abstractas, tan redondas y tan grandes nos llenan la boca de orgullo y la consciencia de tranquilidad…

… al mismo tiempo que nos levantamos una semana más con que la omnipresente crisis se ceba con los menos favorecidos y cada vez  visita más a la cómoda clase media europea (Classe média em Portugal poderá desaparecer). A la vez que sabemos que son los mercados, -esa mano negra de cuello blanco a la que nadie quiere ponerle caras ni nombres, pero que se pasea con carteras de oro llenas de podredumbre y suciedad por las elites de este mundo- los culpables de esta crisis económica y los que más nos alejan de la blanca paz y menos promueven la no violencia (Crímenes económicos contra la humanidad). A la vez que cerramos los ojos a las desgracias de otros mundos y del nuestro propio, porque ya-tenemos-bastante-con-lo-nuestro y nos es indiferente que, como dice Lola Huete (@missylolahuetem) en este reportaje (Unos 300 niños nacen en el mundo mientras usted lee esta página) “la manera como se viene al mundo depende del mundo al que uno viene”.

En fin, sigamos utilizando esas palabras tan magníficas y redondas, tan llenas de significado y a la vez tan carentes de él, pero para construir consciencia, no para seguir llenando consciencias de insignificancias.

Anuncios

Acerca de Carmen Lozano Bright

Carmen Lozano Bright. Periodista e investigadora. Trabajo en goteo.org
Esta entrada fue publicada en Misc. y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s