Yo me quedo allá en el Sur

*antes de  ir al festival las expectativas eran… En busca del sur

 / SALLENT DE GÁLLEGO

Cuando se va por primera vez a un lugar, los sentidos suelen estar predispuestos a dejarse empapar de cada nuevo estímulo y los poros a absorber la energía del ambiente. Bien. Si además el nuevo paisaje desconocido que te recibe son los Pirineos vestidos de infinitos verdes veraniegos y las fechas coinciden con el Festival Pirineos Sur, el asombro es mayúsculo.

Valle del Tema. Sallent de Gállego y embalse de Lanuza

Valle de Tena. Sallent de Gállego y embalse de Lanuza | Foto: Carmen Lozano Bright

Las noches heladas de julio en el Valle de Tena –no por mucho que sea verano cesa el frío a estas altitudes- se preparan para escuchar la XXI edición del festival. La apuesta de este año es conducir al público desde el extremo norte de España “en busca del Sur”; un “sur” que no es un punto cardinal sino un concepto, un paso hacia el otro lado de la frontera entre la cultura mainstream y la diversidad cultural desconocida y comprometida con la realidad y el contexto social del cual procede.

Durante tres semanas un pueblo de menos de 1500 habitantes, Sallent de Gállego (del río Gállego, afluente del grande Ebro), recibe un goteo constante de artistas provenientes de 15 países, de tres continentes. Europa, África y América. O más bien de los sures de cada una de estas latitudes.

Precisamente el fin de semana de inauguración –el que nos ocupa- tuvo la diversidad musical de Colombia muy presente. El cuerpo y “el alma” -así se titula uno de los temas de su próximo disco- lo pusieron Bomba Estéreo sobre el escenario principal de Pirineos Sur: una plataforma flotante sobre el embalse de Lanuza. La sensación térmica era de 1ºC (o al menos ese era el rumor que corría entre la gente) y bien supo combatirlo Li Saumet con un buen abrigo largo y peludo.

Bomba Estéreo. Cumbia sicodélica en la montaña | Foto: Carmen Lozano Bright

Bomba Estéreo. Cumbia sicodélica en la montaña | Foto: Carmen Lozano Bright

“Impactante frío para los que venimos del trópico” había dicho Simón Mejía esa misma tarde durante un encuentro con la prensa, aunque nada que no se pudiera arreglar con una dosis de cumbia sicodélica y la entrega del grupo con el público. El concierto, trece -número mágico- canciones entre las ya bien conocidas del disco Estalla y algunas nuevas preparadas para el disco que lanzarán el próximo mes. “Pure love”, “Alma” o “Pájaros” son algunos de los títulos de la nueva tanda de locura tropical con la que Bomba Estéreo propone que nos miremos adentro, que paremos un momento a pensar en cómo actuamos en lo personal para así avanzar juntos desde el corazón.

El concierto fue el último de su gira por Europa antes de cruzar directamente el charco para rodar por Estados Unidos. En el escenario les precedió Julieta Venegas, una de las mexicanas más conocidas de la escena pop en España. Un concierto mucho más cercano a la música más comercial y al concepto de artista individual, pero igualmente apreciado para calentar la noche.

Escenario sobre el embalse de Lanuza | Foto: Carmen Lozano Bright

Escenario sobre el embalse de Lanuza | Foto: Carmen Lozano Bright

Quien viene a Pirineos Sur, regresa seguro. Es el comentario más repetido entre los habituales de este festival. Y es que la propuesta no se queda en el formato de concierto de fin de semana, fiesta y guayabo. En absoluto. El pueblo se adapta para recibir un mercado “del mundo” con decenas de puestos curiosos de artesanías, ropa, comida y un segundo escenario -este algo más pequeño que el que baña el lago- donde hay programados conciertos gratuitos todos los días.

Mercado del mundo en Sallent de Gállego | Foto: Carmen Lozano Bright

Mercado del mundo en Sallent de Gállego | Foto: Carmen Lozano Bright

Precisamente en este lugar tuvo lugar la puesta de largo de un proyecto, Fábrica de Rimas, que refleja un compromiso con el “sur más combativo”. Se trata de un encuentro inédito de raperos procedentes de tres países: Colombia, Marruecos y España. Mientras la sociedad europea actual está sumida en lamentos por una “crisis” a la cual nadie invitó, bien vale conocer realidades que, no es que sean puntualmente difíciles, sino que no han conocido tiempos de bienestar y calma como los que ahora añora Europa.

H-Kayne (¡Qué pasa!, sería la traducción), un grupo de hip hop marroquí procedente de Meknes; C15, curtidos en la Comuna 13 de Medellín y L.E.Flaco, quien desgarra con sus letras las calles de Madrid son los tres pilares de Fábrica de Rimas. En Pirineos estaba previsto que se encontraran los tres, pero C15 tuvieron que quedarse en la 13 por motivos burocráticos y de visados. Desde allí, vía streaming, saludaron al público cantando “Aquí sí hay amor”.

Este concierto, aunque “secundario” en el cartel del festival, bien valdría para haber tenido lugar en el escenario principal. H-Kayne demostraron que cuando se trata de comunicar mediante la música, el idioma no es una barrera. El flow de los cuatro raperos y el DJ, las letras en árabe, francés e inglés y la entrega sobre el escenario fueron suficientes para poner a saltar al público. “¿Hace frío? We’re gonna make it hot”, prometieron al empezar, ¡y cómo lo consiguieron! El cierre fue para L.E.Flaco, un rapero cuyas letras son literatura para construir desde la creatividad frente a las situaciones críticas y su música una poderosa herramienta para crear lazos a través de la cultura. La base musical electrónica que le acompaña hizo redonda su actuación.

Freestyle de Fábrica de Rimas en Pirineos Sur | Foto: Carmen Lozano Bright

Freestyle de Fábrica de Rimas en Pirineos Sur | Foto: Carmen Lozano Bright

Ni aquí se ha contado todo, ni con esto acaba el extenso cartel de Pirineos Sur. A lo largo de tres semanas de actividades culturales, teatro, circo y talleres acompañados de muy buena música (la mayor parte de los conciertos son gratuitos) el festival se reafirma en su hilo ideológico comprometido con la diversidad cultural.

En estos tiempos en los que “es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio” (leí esta cita de Einstein en algún lugar de la nube digital con motivo del revuelo de Higgs que trae a los científicos alborotados), se convierte en una necesidad que las personas y las culturas -pequeñas partículas- generen sinergias, colectivos de conocimiento y acercamiento que permitan saltar las barreras culturales: esas que no son más que trazas caprichosas hechas con escuadra y cartabón como las fronteras que separan los nortes de los sures.

Anuncios

Acerca de Carmen Lozano Bright

Carmen Lozano Bright. Periodista e investigadora. Trabajo en goteo.org
Esta entrada fue publicada en Misc. y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s