¿Nos reorganizamos? #periodismo

Hoy es un día muy triste para los que creímos (creemos) que estudiamos -aunque tampoco hacía falta: las y los mejores se han curtido a pie de calle- para ejercer una profesión hermosa, vocacional, aguerrida, necesaria. Quisimos ser incómodos y nos topamos con que (¡oh sorpresa!) los medios de comunicación son empresas y en el mundo del dinero manda quien más pone sobre la mesa. Pues, no pudimos incomodar como quisimos. Entonces cada quien abrió blogs y videoblogs y microblogs para decir lo que le daba la gana. Pero resultó complicado comer de ello, claro.

Y entonces las grandes empresas mediáticas empezaron a ver cómo los ingresos por la publicidad (sustento económico base) empezaron a caer -después de caer, se precipitaron y finalmente se desplomaron- y (en el caso de la prensa escrita) las ventas en los quioscos bajaron y bajaron por mucha película de la semana o receta de berenjenas al gratín que viniese de regalo.

So what? Pues la culpa tenía que ser de alguien y el culpable perfecto fue (¡tachán!) internet. Endemoniado canal donde cualquiera cuenta y nadie valora la labor de un periodista y además los contenidos son gratuitos y blablabla. Vamos, el acabóse. La excusa perfecta para justificar lo que venía como algo «inevitable»: un tsunami que arrasa con puestos de trabajo, carreras, periodistas freelance. Y lo más doloroso y preocupante: arrasa con uno de los diques que debería servir de transparencia a la -llamémosle- democracia.

Y como había que ahorrar, se empezaron a bajar sueldos a periodistas y a recortar plantillas. Y se cerraron medios. Un bocado por aquí, un recorte por allá. Y como no fue suficiente, qué mejor que emprender decenas de ERE para despedir en pandilla, que sale más barato. Y así, así, así.

Nos quejamos, rugimos por un #periodigno, pero nada. La ola del tsunami sigue inundando hasta las casas que más arriba estaban en la montaña.

Hoy hemos conocido las cifras del ERE en El País: «128 despidos con la mínima indemnización, 20 días por año trabajado con el tope de 12 mensualidades y 21 prejubilaciones para trabajadores mayores de 59 años. Además toda la plantilla sufrirá un recorte del salario de un 15%», como cuentan en esta noticia en Cuarto Poder. Vamos, un 30% de la plantilla.

Y sí, ha habido decenas de ERE antes de el de hoy. Y sí, los ERE de diarios de provincia son mucho menos mediáticos que el de El País. Y sí, tal vez tuvimos que despertar antes… pero lo de hoy echa por tierra todo un símbolo: se irán a la calle 149 de los mejores periodistas de España (favor NO confundir al escribidor/a con el medio para el cual trabaja, gracias).

Todo es aún más indignante cuando conocemos detalles del presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián. Por ejemplo, que se ha embolsado más de 13 millones de euros en un año y considera que sus “emolumentos son los habituales del mercado”. O que considera que “no podemos seguir viviendo tan bien”.

Bien lo explicaron en su momento en la Revista Mongolia (Cebirán deja K.O. a ‘El País’). También súperrecomendable es este artículo de Pere Rusiñol en El Diario.es (‘El País’ y el capitalismo de casino).

Y sí, es un día triste, muy triste. Y vendrán más, también. Pero, ¿nos vamos a quedar esperando?, ¿vamos a seguir repitiendo el salmo de que «la culpa es de internet»? Evidentemente no. Los últimos meses -los más dramáticos en cierres y despidos- han sido también los más prolíficos en nuevos proyectos de medios de comunicación (la mayoría digitales, otros no) especializados y que están demostrando una solidez de contenidos y una independencia que no garantiza ya el espectro de prensa tradicional: véase Materia, ElDiario.es o Mongolia, por poner tres ejemplos de diverso pelaje.

Nadie dijo que fuera fácil. Y tampoco sabemos cuál es la clave de la financiación a largo plazo (quien tenga la bola de cristal, que la pase), pero desde luego son los proyectos fragmentados, especializados y colaborativos los que nos van a sacar de esta. En ello estamos. De momento, no queda más que decir NO al ERE en ‘El País’, no a que continúe la dilapidación del periodismo en España.

Anuncios

Acerca de Carmen Lozano Bright

Carmen Lozano Bright. Periodista e investigadora. Trabajo en goteo.org
Esta entrada fue publicada en Periodismo y profesión y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s