Un año para investigar y hacer una cartografía de ‘Plazas P2P’

P2P Plazas: a Southern European Network. Collage realizado con imágenes y carteles de El Campo de Cebada, Universidad Popular Campus de Cebada, El Patio Maravillas, Alg-a-Lab, En Torno a la Silla, La Fábrika de Toda la Vida, ESCatelier Ocupato (It) y CommonsFest (Gr)

P2P Plazas: a Southern European Network. Collage con imágenes y carteles de El Campo de Cebada, Universidad Popular Campus de Cebada, El Patio Maravillas, Alg-a-Lab, En Torno a la Silla, La Fábrika de Toda la Vida, ESCatelier Occupato (It) y CommonsFest (Gr)

Este final de año llega con buenas noticias. El pasado octubre tuve oportunidad de participar junto a otros 49 impulsores de proyectos en el encuentro Idea Camp en Marsella, promovido por el European Cultural Foundation para sacudir ideas y desentrañar qué es y qué hacemos con el –nuestro, de todos– espacio público. Tras ese encuentro, el ECF se comprometía a financiar 25 becas de investigación y desarrollo durante un año. Ayer se publicaron los proyectos becados y el mío está entre los seleccionados.

Bien. No son pocas las vueltas que le hemos dado a este tema. ¿Sobre qué investigar?, ¿qué afecta al espacio público, al entorno compartido, a las construcciones sociales que llevamos a cabo?

La Europa en que vivimos atraviesa hoy una realidad volátil. El deterioro económico y la disolución industrial sufridos durante las últimas décadas han devastado el panorama social y económico de nuestras ciudades y zonas rurales. En consecuencia, un sinfín de infraestructuras industriales y fábricas permanecen vacías e inactivas. El sector público por su parte también ha abandonado edificios y solares. La amenaza constante al Estado del Bienestar ha producido reducciones palpables en servicios como educación, sanidad y cultura. Y, paradójicamente, esta atmósfera resulta empoderadora para que la ciudadanía reclame su propio espacio y patrimonio, formulando roles innovadores en la producción y consumo de la cultura y el espacio público.

Considerando lo que Henri Lefebvre llama el “carácter rítmico de la ciudad“, debemos tomar esos ruidos y voces que emanan del espacio público como expresiones únicas del espíritu actual del sur de Europa, a través de movimientos como el 15M en España, las protestas en Grecia e Italia desde 2011 y las ocupaciones de la plaza Taksim y el parque Gezi en Estambul. Estos movimientos, que emergieron con velocidad y parecían efímeros vistos desde afuera, se revelan hoy esparcidos en una cantidad invaluable de formas en contextos locales. Lo que en el pasado era clandestino, se han convertido en prácticas comunes y aceptadas: huertos urbanos, centros sociales autogestionados, escuelas abiertas, fablabs, okupas, plazas urbanas dinámicas, hacklabs, medialabs, espacios maker y una variedad enorme de redes interconectándolos. Llamamos a este fenómenos del sur de Europa “Plazas P2P”: lugares en los cuales iniciativas de base son capaces de conectar acciones entre pares. La ciudadanía decide por ella misma qué hacer para inventar y participar en nuevas formas de producción y consumo cultural, muy alejados de las llamadas Industrias Culturales.

Fronteras que en el pasado permanecían estrictamente demarcadas, hoy se mezclan e interactúan. Cada entorno local contiene su propio modelo diferenciado para espacios abiertos: las relaciones comunitarias con el lugar determinan una eventual reutilización y fortalecimiento de la participación. Fábricas abandonadas se pueden convertir en nuevos tipos de espacio de trabajo (fablabs, espacios maker, cooperativas de trabajadores), solares vacíos pueden tornarse en espacios comerciales comunitarios (mercados de artesanía o productos locales). La relación cultural de cada barrio con el espacio –y no solo el uso que se le daba originalmente o la licencia legal de actividad– contribuye a su renacimiento. Estos lugares albergan prácticas situadas en conocimientos y aprendizajes particulares que dotan de un significado profundo y expandido a la gestión en común del espacio público.

Aunque todas estas prácticas nos rodean, no hay una imagen panorámica que explique el profundo significado de las transformaciones en nuestras sociedades.

Cada comunidad encuentra su propia manera de proceder a través de distintos formatos legales (y alegales), acuerdos y contratos con propietarios privados y públicos. Si pudiésemos extraer una visión más clara a través del mapeo de experiencias en todo el sur de Europa, incluidos aspectos legales y de gestión sobre cómo afecta la (re)significación a ciertos entornos, proveeríamos un catálogo amplio de prototipos para ser replicados.

Una cartografía de estas prácticas también revela su propio punto débil: la sostenibilidad. Resulta crucial que los gobiernos locales entiendan estas transformaciones y provean apoyo y herramientas para promover iniciativas ciudadanas. Desarrollos futuros de esta investigación podrían conducir a un prototipado de prácticas p2p que establezcan una red a través de sur de Europa, sobre el suelo común de compartir herramientas, conocimientos y marcos legales de actuación.

A través de este año de investigación escucharemos esos ruidos y ritmos que sostienen nuestras ciudades e intentaremos modelar un ‘marco legal mínimo’ que sirva a instituciones y ciudadanos para establecer diálogos y acuerdos. Las comunidades que reformulan el uso de sus entornos locales son centrales para esta investigación. Europa es hoy una deriva incierta. A menudo nos causa rechazo pensar en lo que nos une. Si abordamos la diversidad como nexo común y el contexto socioeconómico y cultural del sur –desde Portugal a Turquía– como soldadura de nuestras diferencias, con suerte obtendremos una vista panorámica y a menudo infrarrepresentada del continente que nos rodea.

Esta investigación no surge de la nada. La inspiran muchas –¡muchas!– iniciativas previas que han aportado al mapa común. Por ejemplo, La Aventura de Aprender, Arquitecturas Colectivas, Meipi, las cartografías del Vivero de Iniciativas Ciudadanas, o la Consumpedia de la Revista Opciones entre otros muchísimos.

En este año, nos acompañarán –y acompañaremos– a otras investigaciones afines como la guía para la activación de espacios públicos de Straddle3 (Barcelona), el proyecto de Adelita Husni-Bey sobre marcos legales para cuestiones habitacionales y de ocupación (Paises Bajos – Italia), el proyecto de mobiliario urbano de código abierto de Radarq (Barcelona), la actividad de Pollinaria (Abruzzo, Italia) y la investigación –algo diferente, pero muy en la línea– de Catherine Lenoble sobre una biblioteca de juguetes hackeables 😉

Seguiremos la pista con gran atención de otros compañeros con proyectos necesarios y de gran impacto como Zemos98 (Sevilla), Sarantaporo.net (Atenas) y 1+1eleven (Puglia, Italia).

Anuncios

Acerca de Carmen Lozano Bright

Carmen Lozano Bright. Periodista e investigadora. Trabajo en goteo.org
Esta entrada fue publicada en Cultura y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un año para investigar y hacer una cartografía de ‘Plazas P2P’

  1. CARMEN HELENA CARVAJAL dijo:

    Carmen, me encantan tus buenas noticias, te mereces lo mejor, las instituciones son ciegas de perder la oportunidad de trabajar con una persona integra en todo sentido.
    Felicitaciones amiga que bien!
    Besos nena

    Enviado desde mi iPhone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s