Qué se quiebra al cierre de una campaña

npfe_leeuwarden5Casi nunca entiendo nada. Intento leer, seguir movimientos, conocer los intereses detrás de cada convocatoria, conversar y escuchar hablar sobre lo que pasa a la gente afín. Y a los no tan afines también.

Hoy ocurre que hace cuatro años, con el 15M en todos los poros de muchas de nuestras pieles (nuestras: no activistas, no politizadas, no particulares, sino de cualquiera) éramos muchas las que nos quedamos en las plazas desafiando la sacro santa –y para muchos ridícula– jornada de reflexión. Ni la Junta Electoral, ni los medios, ni la policía… nadie atinaba a entender cómo un montón de personas que no se conocían, que no estaban organizadas y que no tenían nada inmediato que ganar permanecían charlando en cada plaza, junto a cada acampada, en cada ciudad, en vez de retirarse a casa al rincón de pensar. Lo que ganamos fue colarnos por una grieta inesperada y afectarnos por la idea de hacernos cargo de lo que afecta al común.

En unas horas comienzan de nuevo 24 horas de reflexión. Pero con muchas diferencias. Al mismo tiempo, justo ahora, están ocurriendo los cierres de campaña de muchas candidaturas que no hubieran sido posibles sin aquello que empezó en 2011. Municipales, regionales…

Casi al mismo tiempo hay dos convocatorias en Madrid.

A las 21:00h, la candidatura de Ahora Madrid con la esperanzadora Manuela Carmena a la cabeza celebra el mitin de fin de campaña en Conde de Casal.

A partir de las 22:00h, distintos colectivos –que llamamos “del 15M”, es decir, que emergieron de alguna manera gracias al clima, los afectos, las necesidades y los encuentros producidos desde hace cuatro años– se juntarán en Sol para un grito mudo de reflexión colectiva. Es decir, para eso que tanto desconcertó la primera vez.

Surgen dudas. Parece que el clima de lo primero ha desplazado al impulso de lo segundo. Parece que vivimos en un momento en el que hay que elegir. Dentro o fuera. Conmigo o con los otros. Institución o calle. Asalto institucional o desobediencia.

Me cuesta imaginar qué pasará después del domingo. Tanto si hay un vuelco institucional considerable como si no. Me ilusiona que ganen quienes se han organizado para ello. Pero también que no dejemos de pensar en esos detalles de los que aprendimos. Que delegar no sirve si no nos hacemos cargo. Que actuar no vale de nada sin cuidar. Y de que los movimientos más inesperados, más desconcertantes, son muchas veces los que nos hacen querer continuar.

* A propósito, recomiendo esta entrevista que el blog argentino Lobo Suelto le hace a Amador Fernández-Savater a propósito de estos cuatro años.

Anuncios

Acerca de Carmen Lozano Bright

Carmen Lozano Bright. Periodista e investigadora. Trabajo en goteo.org
Esta entrada fue publicada en 15M, Misc. y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s